El Paso

El Pino de la Virgen vuelve a respirar

Las que se consideran principales causas de "estrés" que sufre el ejemplar, son las intervenciones que se han realizado al rededor del mismo.

Ya están avanzados los trabajos de recuperación del Pino de La Virgen en El Paso. Su vida se estaba viendo amenazada por el "estrés" al que se había visto sometido.

El Pino de La Virgen tiene una edad cercana a los 800 años y es el árbol singular más antiguo de Canarias y, por ende, el pino canario más antiguo del mundo.

Este ejemplar, declarado Bien de Interés Cultural, ha sido sometido a estudios para establecer las medidas necesarias que aseguren su supervivencia ya que ha sufrido en los últimos años una notable pérdida de vigor.

El concejal de Cultura y Patrimonio Histórico, Andrés Carmona, señaló ante nuestras cámaras que estos trabajos han permitido que el pino vuelva a tener el aspecto de origen y recupere las mejores condiciones de vida.

Las que se consideran principales causas de "estrés" que sufre el ejemplar, son las intervenciones que se han realizado al rededor del mismo, y que han provocado que sus raíces sean ocultas y que el ejemplar "no pueda respirar bien".

Ya se han realizando las obras más urgentes, consistentes en abrir el alcorque del pino, de escasamente un metro.

Incluso han apareciendo restos de la primera capilla de la Virgen, situada junto al Pino, que se tendrá en cuenta en los trabajos que se están realizando para dejar al final de la intervención, una muestra de ese añadido histórico.

Los trabajos seguirán con la retirada la loza, tierras y gravas añadidas con posterioridad para garantizar la oxigenación de sus raíces, así como se va a reforzar el tronco para evitar que cualquier viento pudiera afectarle.

El proyecto también incluye la retirada de los muros de la plaza que se encuentran a tan sólo dos metros del Pino de la Virgen, así como una remodelación integral del espacio que permita poner en valor el lugar, pero sobre todo proteger a este ejemplar único.

La plaza sepultaba el tronco del pino entre 50 centímetros y un metro, no permitiendo su oxigenación. Asimismo, los materiales acumulados y obras realizadas afectaron gravemente a las mismas, trabajando ahora en su recuperación con el aporte de nuevas tierras de la zona y vegetación que interactúe con este ejemplar único de pino canario.

Ahora el Pino de La Virgen vuelve a respirar, y aunque no se puede garantizar su vida permanentemente, con estas actuaciones se le dará la oportunidad de que recupere su frondosidad.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*