Tijarafe

Tijarafe reabre su parque infantil Barbarroja

La obra de remodelación, que fue adjudicada por un importe de 125.854,83 euros y comenzó el pasado mes de mayo.

Tijarafe ha reabierto parque infantil “Barbarroja”, ante la presencia de los alumnos del CEO Tijarafe, así como de algunos vecinos y vecinas del municipio. La obra de remodelación, que fue adjudicada por un importe de 125.854,83 euros y comenzó el pasado mes de mayo, viene a cubrir la necesidad de contar con un espacio de ocio al aire libre para niños y jóvenes.

El parque infantil “Barbarroja” cuenta con cuatro zonas diferenciadas: un área destinada a niños de 2 a 8 años, un espacio para niños de 7 a 15 años, un escenario para pequeñas actuaciones y eventos y una zona de juegos polivalentes, donde se puede jugar a ping-pong, damas, ajedrez, twister o tres en rayas, entre otros pasatiempos. Todo ello en un espacio al que se accede a través de rampas adaptadas. También se dispone de varios juegos adaptados a personas con diversidad funcional, fabricados conforme a la norma UNE-EN 1176 de equipamientos de las áreas de juego y superficies y que cuentan, además, con la certificación AENOR. En un futuro próximo, se instalarán cámaras de seguridad que eviten posibles actos vandálicos y preserven la seguridad de los usuarios.

Queda aún pendiente de desarrollo una última fase complementaria que solo afecta a la ladera este del parque, que lo conectará, mediante un sendero adaptado en zigzag, con la acera de la travesía Princesa Tinabana. En los espacios ajardinados adyacentes a esta rampa se albergará una muestra de plantas autóctonas con su identificación para aumentar entre los usuarios del parque el conocimiento de nuestras especies autóctonas.

El parque infantil “Barbarroja” le debe su nombre a un personaje, que, pese a que se desconoce el motivo por el que llegó a Tijarafe, dejó un gran legado en el municipio. Este hombre, de personalidad sombría y con un rasgo físico bastante característico -que le acabaría dando un apodo como remedio al desconocimiento de su verdadero nombre-, tenía un don: fabricaba machangos y gigantes que hacían las delicias de los niños. Desapareció de la vida de los tijaraferos de la misma forma que llegó, sin hacer ruido, pero uno de sus machangos, Cataclismo (c.1910), marcó a unos muchachos que, pasados los años, darían vida al Diablo y su Danza.

“Hoy estamos cumpliendo un compromiso adquirido con los más jóvenes del municipio", manifestaba Marcos Lorenzo, Alcalde de Tijarafe y responsable de Obras y Servicios, durante el acto de reapertura del ahora llamado Parque Barbarroja. "No ha sido sencillo y hemos sufrido diversas vicisitudes en el camino para poder remodelar este espacio y por ello pedimos disculpas por el retraso. Pero creemos que ha valido la pena la espera, pues hoy contamos con un parque infantil con la calidad y la solvencia que merecen nuestros vecinos más pequeños."

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*