Agreden a un médico en el centro de salud de Villa de Mazo

Como es preceptivo en estos casos, el médico agredido ha presentado la correspondiente denuncia en la Guardia Civil del puesto de Santa Cruz de La Palma.

El Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife ha denunciado hoy que un médico de La Palma ha sido agredido físicamente en el centro de salud de Mazo, y ha pedido a los ciudadanos que rechacen los comportamientos violentos, a la vez que reclaman que se aumenten las medidas de seguridad.

El suceso tuvo lugar en el centro de salud de Mazo, cuando hacia las 15.47 horas del pasado 24 de enero un paciente sin cita previa fue atendido y, hacia las 18:15 horas se le indicó que tan pronto como fuera posible se le entregaría el alta, así como las pautas de tratamiento domiciliario, se explica en un comunicado.

A las 18:50 mientras el facultativo J.S.H.G. atendía a otro paciente, un menor acompañado de su madre, el acompañante del paciente atendido sin cita abrió la puerta de la consulta sin tocar y solicitó "de malos modos" que "le dieran los papeles porque estaba allí desde las tres", según el colegio de médicos.

En el comunicado se agrega que el familiar del paciente atendido sin cita se acercó al médico y propinó un "fuerte golpe con la mano abierta en la parte izquierda de la cara del médico, abandonando posteriormente el centro de salud".

El médico ha presentado una denuncia ante la Guardia Civil y el Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife ha recordado que desde 2015 se aplica la modificación del artículo 550.1, párrafo 2º del Código Penal, en el que considera la agresión física a un médico un atentado que puede conllevar pena de cárcel.

El Colegio de Médicos de Santa Cruz de Tenerife apela a la concienciación social de la ciudadanía para que rechace este tipo de comportamientos violentos hacia un colectivo cuya labor es fundamental, además de reclamar a la Consejería de Sanidad el incremento de las medidas de seguridad en los centros sanitarios.

Deje un comentario

Su e-mail no será publicado.

*

*

*